CALMA; nueva sección, vieja necesidad

Publicado por Neje Binoi en

Por un momento pensemos sólo en los dos decenios que llevamos del siglo XX. Las cosas han sido más que agitadas. El mundo nos puede parecer un lugar oscuro, lleno de conflictos y exigencias que no dan tregua para disfrutar de nada. Todo parece difícil: guerras, terrorismo, narcotráfico, crimen, violencia de género, racismo, pobreza, abuso de poder, brutalizad policiaca, corrupción, adicciones, trastornos emocionales y mentales generalizados y, ahora, hasta una pandemia para clausurar estos primero veinte años de un siglo que el único avance que nos ha ofrecido es tecnológico. Visto así, la esperanza puede parecer un autoengaño, sin embargo, el engaño está en creer que todo está mal, o mejor dicho, en que nada puede mejorar.

Necesitamos calmarnos. Con algo de sensatez pensemos en qué es la calma y cómo se consigue. Vamos a ñoñear un poco. La palabra calma viene del griego y se pronunciaba cavma, en latín se convirtió en cauma y en italiano y español se convirtió en calma. Calma es el estado de quietud sin ventarrones en el verano; un día soleado con brisa suave y tranquilidad, eso era llamado calma.

Contrario a lo que usualmente pensamos, la calma no es inacción. No significa permanecer inmóviles, sino convertirnos nosotros mismo en la serenidad de las circunstancias. Claro que eso requiere aprender cómo lograrlo y desprogramar reacciones y actitudes que hemos adquirido e introyectado a lo largo de nuestra vida. Esta es la primera entrada para hablar de un estado que nos conviene cultivar y que nos beneficiará ejercerlo. Evoca la quietud y tranquilidad del ambiente que más te guste y reconforte, esa sensación te servirá para tener presente que la serenidad la conoces y puedes emularla y disfrutarla.

Muchas situaciones nos harán enojar, agitarnos, asustarnos, entristecernos y nos provocarán frustraciones. Hablaremos de cómo actuar y pensar en cada una de ellas, porque no es negándolas cómo se resuelven, sino aceptándolas y situándolas en medio de la calma que aprendamos a crear para lidiar con ellas.

Si esta entrada te ha servido para animarte a conocer más sobre cómo desarrollar habilidades y capacidades que benefician tu salud mental e inteligencia emocional, no esperes para acercarte a Neje Binoi y descubrir cómo podemos ayudarte a que los años venideros los conviertas en unos llenos de buenas historias, con la mejor de ellas, la tuya.