active-activity-adult-1430116

Beneficios de la asistencia de talleres y grupos de apoyo para el trato de codependencia

Pedir ayuda es algo que puede ser tan sencillo como saludar, hasta algo tan difícil y complicado como ver a través de un vidrio roto y manchado de pintura. Cuando la razón por la que se requiere pedir ayuda es en tema de adicción o salud mental, puede y se convierte en la mayoría de los casos, en una decisión complicada pues a pesar de los cambios en pensamiento que nuestro mundo ha alcanzado aún puede parecer un signo de debilidad, y cuando reconocer que esta ayuda se requiere por padecer una enfermedad mental, la situación empeora pues ahora se agregan juicios de aceptación y percepción social.

 

La codependencia es una de estas condiciones inmersas en un grupo de estigmas que hace sentir no solo incomodo sino débil e insuficiente al individuo que lo padece, cosa muy alejada de la verdad, el solo hecho de reconocer que se tiene un problema es un gran paso de valentía e inteligencia, tener la motivación de reconocer que se tiene un problema es un claro paso hacia buscar una mejor perspectiva de vida. Sin embargo, no es un paso sencillo, y es por ello por lo que te contaremos algunos de los beneficios de tomar la decisión de buscar ayuda:

 

Buscar ayudar y llegar a un tratamiento se convierte en la primera de las herramientas para poder adaptarte a situaciones difíciles con las que tenemos que lidiar en lo largo de la vida.

Será el comienzo para sentirse mejor, pues reconocer que existe un dolor interno que lleva a vivir situaciones que no permiten tener una vida cómoda y tranquila puede provenir de una serie de daños físico y/o emocionales. Este paso crea una liberación de carga emocional, y construye un espacio de confianza.

Dentro del camino de buscar apoyo lo recomendado es que sea de carácter profesional, pues esta ayuda es muy importante, te acerca a la colaboración y participación en grupos de apoyo y talleres, donde podrás observar que en el entorno existen personas con situaciones similares las tuyas lo que facilita un espacio de confianza y punto para evitar recaídas.

Entre un programa personalizado y la participación en talleres y grupos de apoyo la creencia en limitantes cambia, en esta etapa reconocemos los elementos de nuestro pensamiento que son desadaptativas, limitantes y dañinas.

En el caso de los grupos y talleres de apoyo, se vive un espacio de introspección lo que mejora el acto de conocernos a nosotros mismo, y superar etapas de nuestro pasado que alimentan nuestros limitantes para tener una mejor calidad en nuestras relaciones.

Gracias a la ética todo lo dicho en un programa de recuperación se vuelve de carácter confidencial esto ayuda a generar una atmósfera de calma y confianza para el individuo, permitiendo explorar los miedos más profundos.

Los programas personalizados permiten trabajar mejor las condiciones y problemas más delicados ya que con esta base no se genera un juicio sobre el individuo sino un canal para que este pueda expresarse y así crear un apoyo inmediato.

Te ayudará a ver como las ligeras diferencias entre el altruismo y la codependencia sin caer en depender del tratamiento para continuar, será un guía y un análisis de la condición médica que se requiere para tu caso particular.

 

Estas ventajas se muestran con solo una finalidad; mostrar que acercarte a grupos de apoyo y talleres especializados es un buen camino con el cual poder identificar si se está en un caso de codependencia. NEJE Binoi se caracterizan por ofrecer un servicio basado en la personalización de cada tratamiento y por contar con grandes especialistas listos para ofrecer el mejor servicio.

child-enjoyment-family-2015966

El apoyo familiar en casos de dependencia y alcoholismo

En México el alcoholismo se presenta como uno de los principales problemas de salud pública; deteriora la salud física y mental, el funcionamiento social, familiar y económico de quienes lo padecen, así como a las personas que lo rodean. Existen factores importantes a considerar que a su vez son considerados también enfermedades de carácter mental como: la depresión, y la conducta suicida, situación especialmente alterada en los periodos de abstinencia; sin embargo, al no poder determinar al 100% que estos factores desaparezcan por completo una vez finalizado el tratamiento, estos problemas pueden convertirse en trastornos que no se manifiestan de forma inmediata al final de estos.

 

Esta situación es la que marca lo importante de que exista un apoyo para el individuo durante su tratamiento, así como al término de este, la familia y su entorno social pueden ser un gran soporte que facilite la recuperación y evite que existan recaídas. Durante la determinación del tratamiento se debe valorar si el individuo presenta alguna asociación con la depresión o existe riesgo de suicidio.

 

Metodología: Estudio transversal y analítico que incluyó a 70 hombres internados en el Centro de Rehabilitación Cottolengo de Yucatán, que tuvieran mínimo 4 meses sin consumir alcohol. Se les aplicaron las escalas de Depresión de Beck, la escala de riesgo suicida de Plutchik, el test de Duke-Unk, el APGAR familiar y el AUDIT. Resultados: El 76% de los participantes presentó depresión y el 57% riesgo suicida; el 62% percibió a sus familias como disfuncionales y el 53% percibió un pobre apoyo social.

 

Estudios como este sugieren la implementación de talleres y/o programas de actividades familiares y sociales para los individuos que sufren de esta dependencia. Podría disminuir la frecuencia de síntomas depresivos y conducta suicida, mejorar su calidad de vida y prevenir las recaídas. Lo anterior señala las complejas relaciones del ambiente social y familiar con la salud mental.

 

Situaciones como están vuelven a cada caso un ambiente único por lo que un trato especializado es cada vez un acto obligado en materia de tratamientos adicional a estos, la implementación de talleres y actividades que fomenten la participación de los familiares y amigos de cada individuo se vuelve un pilar importante para una pronta recuperación y una mejor calidad de vida.

alcoholism-1825900_1920

Adicción al alcoholismo y a las drogas. ¿Por qué son difíciles de dejar?

Un adicto al inicio siempre afirmará que no es un adicto o que podrá dejarlo cuando él desee e incluso puede practicar y genera sus propios tratamientos o técnicas para dejarlo, e s cierto que hay muchos casos donde esto se logra sin mayor problema que unos cuantos episodios de crisis o tentación. Investigaciones y crónicas de casos han demostrado que la gran mayoría no lo logra sin una asistencia, ya que en los estudios se ha demostrado que a pesar de dejar el consumo por completo el cuerpo en especial el cerebro recibe un daño que no se puede sanar con el simple acto de dejar el consumo, ya que este persiste por un largo plazo.

Dentro de las consecuencias se encuentran cambios en las funciones cerebrales que influyen en el comportamiento y en la capacidad para ejercer un control sobre los impulsos del consumo a pesar del razonamiento en las consecuencias adversas por este consumo, está se vuelve una de las características determinantes de la adicción.

Existen elementos naturales que ayudan a explicar el porqué existe una fuerte dificultad en mantener el estado de abstinencia sino se recibe un tratamiento personalizado. Estos elementos tienen una estrecha relación con la vida del individuo, como es un presión psicológica laboral, problemas familiares, algún tipo de trastorno emocional o mental, dolores asociados con alguna enfermedad psiquiátrica, o problemas médicos. También existen señales sociales: encontrarse con conocidos de la época de drogadicción, el entorno ( como encontrarte con ciertas calles, algunos objetos, o hasta sentir olores asociados con el uso de drogas) estos pueden crear  impulsos para el consumo nuevamente.

Estos son algunos de los elementos que pueden obstaculizar una sólida abstinencia y aumentar una recaída, sin embargo una participación activa del individuo en un tratamiento es esencial para lograr la meta. 

 

Es prudente considerar que si se encuentra con 5 o más de los síntomas por más de dos semanas o si algunos de estos interfieren con la realización de sus actividades diarias, se aconseja acudir con un especialista. Recordemos que cada individuo así con su vida es diferente y por ello que para tener un diagnóstico correcto sugerimos un trato personalizado.

En NEJE BINOI ofrecemos una atención personalizada con nuestros especialistas, la comodidad, el cuidado y la vanguardia son base para nosotros. Te invitamos a conocer y consultar cualquier duda que tengas, siguenos en.

alone-2666433_1920

Ludopatía; “Adicciones sin azar”

Cuando escuchamos el término ludopatía puede ser que no estemos muy familiarizados con este, ya que es el término clínico para la adicción al juego o también conocido como jugador patológico. La relación entre el juego y la adicción existen desde tiempo atrás no surge meramente de un constructo moderno, el término “Adicto” proviene del latín  “Addictus” término empleado en el derecho Romano para designar a los esclavos por deudas. Hoy día se considera que hay muchos elementos comunes que comparte la Ludopatía con el resto de las adicciones y algunos autores consideran que al juego como un modelos sin tóxico, que es capaz de producir excitación y escape (Dickerson, 1989, Lesieur y Rosenthal, 1991).

Tal como se suscita con otras acciones, la Ludopatía persiste sus conductas en todos los aspectos de la vida del afectado a pesar de las consecuencias negativas y los conflictos que pueda ocasionar.

El juego patológico fue reconocido oficialmente en el año 1980 cuando la Sociedad Americana de Psiquiatría (APA en inglés) lo incluyó por primera vez como trastorno en el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales en su tercera edición (DSM-III), de acuerdo con el DSM-IV, sólo cuando el juego se da de forma independiente de otros trastornos impulsivos, del pensamiento o del estado de ánimo, se considera una patología, y para poder recibir un diagnóstico, el individuo debe cumplir al menos tres de los siguientes síntomas:     

 

  • Preocupación. El sujeto tiene pensamientos frecuentes sobre experiencias relacionadas con el juego, ya sean presentes, pasadas o producto de la fantasía.
  • Como en el caso de la tolerancia a las drogas, el sujeto requiere apuestas mayores o más frecuentes para experimentar la misma emoción.
  • Inquietud o irritabilidad asociada con los intentos de dejar o reducir el juego.
  • Evasión. El sujeto juega para mejorar de su estado de ánimo o evadirse de los problemas.
  • El sujeto intenta recuperar las pérdidas del juego con más juego.
  • El sujeto intenta ocultar las cantidades destinadas al juego mintiendo a su familia, amigos o terapeutas.
  • Pérdida del control. La persona ha intentado sin éxito reducir el juego.
  • Actos ilegales. La persona ha violado la ley para obtener dinero para el juego o recuperar las pérdidas.
  • Arriesgar relaciones significativas. La persona continúa jugando a pesar de que ello suponga arriesgar o perder una relación, empleo u otra oportunidad significativa.
  • Recurso a ajenos. La persona recurre a la familia, amigos o a terceros para obtener asistencia financiera como consecuencia del juego.

Existen elementos adicionales que pueden dar pie a padecer esta patología, situaciones propiamente vinculadas con la vida y el crecimiento de los individuos, cada una de ellas es variada y única así como lo es cada persona,  por ello siempre recomendamos para poder determinar o detectar este tipo u otros trastornos acudir con un especialista.

Es por ello que en NEJE BINOI contamos con especialistas dedicados y tratamientos personalizados. Te invitamos a conocer y consultar cualquier duda que tengas.

 

 

 

sadness-3434515_1920

Transtorno emocional

¿Qué son?

En la actualidad podemos encontrar infinidad de términos para describir o dar explicación a problemas en el manejo de emociones, de comportamiento o inclusive de pensamiento. El psiquiatra Henry Maudsley quien fue pionero en el campo propuso una categoría general para el estudio de trastornos afectivos, misma que evolucionó a como la conocemos actualmente: “Trastornos del Estado de Ánimo” mismo que están definidos en el “Manual Diagnóstico y de Estadístico de los Trastornos Mentales”.

Donde podremos encontrar con una característica principal: “indica alteraciones del estado de ánimo”, la CIE-10 clasifica estos trastornos bajo el apartado denominado <<Trastornos del humor (afectivos)>>. La condición puede causar dificultades de pensamientos, sentimientos, conducta funcional y relaciones personales.

Algunas personas llegan a sentirse tristes o irritables de vez en cuando y puede decir que están de mal humor, a diferencia con el trastorno donde esta situación se vuelve diaria. Suelen diferenciarse dos grupos de trastornos en función de si incluyen o no la presencia de episodios de manía o hipomanía ( Manía: estado elevado anormal de excitación, afecto y nivel energético. Hipomanía: condición afectiva caracterizada por un ánimo persistentemente expansivo, hiperactivo o irritable así como pensamientos y comportamientos ligados a dicho ánimo), los trastornos depresivos y los trastornos bipolares.

Entre los síntomas que se han detectado para el trastorno depresivo  podemos encontrar los siguientes:

 

  • Tristeza prolongada o ataques de llanto inexplicables
  • Importantes cambios en el apetito y los patrones del sueño
  • Irritabilidad, furia, preocupación, agitación, ansiedad
  • Pesimismo, indiferencia
  • Pérdida de energía, apatía persistente
  • Sentimientos de culpa, falta de valor
  • Incapacidad para concentrarse, indecisión
  • Incapacidad para disfrutar de intereses anteriores, retiro social  
  • Dolores inexplicables
  • Continuos pensamientos de muerte o suicidio

 

 Entre los síntomas que se han detectado para el trastorno bipolar  podemos encontrar los siguientes:

Síntomas maníacos: los puntos altos del trastorno bipolar

  • Aumento en la actividad física y mental y de energía
  • Estado de ánimo exagerado, optimismo y autoconfianza extremos
  • Irritabilidad excesiva, comportamiento agresivo
  • Menor necesidad de dormir sin experimentar fatiga
  • Pensamientos grandiosos, aumento del sentido de la importancia de uno mismo
  • Velocidad al hablar, al pensar
  • Impulsividad, escaso juicio, falta de atención
  • Conducta imprudente
  • En los casos más graves, delirios y alucinaciones

Síntomas de depresión: los puntos bajos del trastorno bipolar

  • Tristeza prolongada o ataques de llanto inexplicables
  • Importantes cambios en el apetito y los patrones del sueño
  • Irritabilidad, furia, preocupación, agitación, ansiedad
  • Pesimismo, indiferencia
  • Pérdida de energía, apatía persistente
  • Sentimientos de culpa, falta de valor
  • Incapacidad para concentrarse, indecisión
  • Incapacidad para disfrutar de intereses anteriores, retiro social  
  • Dolores inexplicables
  • Continuos pensamientos de muerte o suicidio

 

Es prudente considerar que si se encuentra con 5 o más de los síntomas por más de dos semanas o si algunos de estos interfieren con la realización de sus actividades diarias, se aconseja acudir con un especialista. Recordemos que cada individuo así con su vida es diferente y por ello que para tener un diagnóstico correcto sugerimos un trato personalizado.

En NEJE BINOI ofrecemos una atención personalizada con nuestros especialistas, la comodidad, el cuidado y la vanguardia son base para nosotros. Te invitamos a conocer y consultar cualquier duda que tengas.